Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2011

ORGANIZACIONES EDUCATIVAS EMPRENDEDORAS.-

PIEDRA ANGULAR PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL EN EL ZULIA
La calidad nunca es un accidente, siempre es el resultado de un esfuerzo de inteligencia colectiva…

La Organización Educativa como espacio para la formación holística del ser humano a través de una gestión de calidad, implica visualizar instituciones emprendedoras y creativas frente a los desafíos del siglo XXI. Estos nuevos contextos históricos exigen una metodología de gestión que permita dar respuestas oportunas y pertinentes a los clientes y usuarios de los Sistemas educativos.
La educación es un compromiso de todos, la CORRESPONSABILIDAD no está sólo relegado a la función docente, necesita actores y agentes (Padres, Directivos y comunidad educativa) involucrados éticamente en la formación de los niños, niñas y adolescentes.
En este contexto, las políticas educativas están definidas desde la construcción de la comunión de todos los actores, es por esta razón que, hay que empezar por definir nuestro ámbito de acción y cómo podemos contribuir para que el proceso educativo sea un compromiso compartido por todos.
Muchas teorías y paradigmas actuales focalizan su atención en la gestión de calidad, asumiendo la calidad como una correlación entre prácticas eficientes, eficaces y efectivas con directores y maestros altamente afectivos que entiendan e interpreten la relevante misión ética de su profesión.
Es por ello, que al atender varios factores o elementos de éxito en las organizaciones educativas, estos se convierten en espacios fecundos donde se cosecha la esperanza, el desarrollo de la dimensión humana y la productividad como norma de acción de los egresados. Son éstas organizaciones educativas sistemas holísticos donde sus partes estén vinculadas en función de los fines comunes, espacios que se encaminen con el sentido de responsabilidad hacia un imaginario ético, que no se agota en una declaración institucional sino que se percibe con un enfoque de objetivos y visiones comunes por transitar( Altuve:2004) caminos colectivos realistas y congruentes con las demandas del entorno, cuyo mercado exige un talento humano que se incorpore al quehacer laboral y productivo con pertinencia social. Es así como dibujamos nuestro ideal de Organización educativa con un enfoque de espacios para la Competitividad, la innovación y el constante aprendizaje y des aprendizaje. (Organizaciones que aprenden).
Un modelo de excelencia que lleva implícito la responsabilidad social empresarial como aliado del desarrollo y crecimiento económico de las instituciones educativas, con una visión compartida en el manejo y la administración de fondos para inversión social en el talento y el capital humano ( con énfasis en la formación y capacitación permanente de cada agente educativo), es centrada en una gestión del conocimiento y la información como el valor agregado que genera poder epistemológico a los egresados de esas organizaciones, fomentando un liderazgo colectivo y compartido y una gestión del talento humano centrada en la capacitación de competencias y habilidades útiles para la vida y contextualizadas dentro de los avances de la globalización mundial.
Dentro de este modelo de excelencia y calidad académica cada institución capitaliza los talentos humanos orientándolos según sus expectativas y vocaciones, haciendo énfasis en el desarrollo de espacios escolares para la creatividad, la innovación y el emprendimiento de sus actores. En este punto se hace hincapié a la necesidad imperante de formar a un gerente exitoso, un director con un liderazgo emocional e intelectual equilibrado con capacidad de responder de manera holística a los problemas sociales que circundan su institución y que le permita administrar escuelas desde la Dimensión del Ser afectivo y efectivo, respetando la heterogeneidad y la diversidad cultural, con padres y madres empoderados y críticos en las prácticas pedagógicas , acompañantes activos del desarrollo humano de sus hijos. Un gerente con habilidades y competencia empresarial capaz de motorizar con empresarios públicos y privados alianzas estratégicas productivas.
La clave de toda ésta coherencia, cohesión e integralidad de las organizaciones recae en la Actitud proactiva de los actores institucionales, el cultivo de una dimensión trascendente es parte esencial de una educación holística, una educación capaz de construir los pilares emocionales de sujetos comprometidos espiritual y socialmente responsablemente de sus acciones humanas.
En esa dimensión del ser que implica formación en valores para cultivar la paz, prevalece dibujar y perfilar proyectos de vida emprendedores, una formación para la arquitectura del nuevo ciudadano ejemplar y ético. Estos estudiantes comprometidos con su entorno social, se sumaran al colectivo de docentes y directores que hacen sólidas las organizaciones socialmente sanas y económicamente exitosas, capaces de ir al mismo ritmo de los cambios y los avances tecnológicos.
Dentro de esta propuesta de organizaciones emprendedoras para la transformación del Zulia, puntualizamos varias características fundamentales que una gestión de calidad impone (Altuve: 2004)
1.- Enfoque de objetivos: Organizaciones Educativas con visiones comunes, realistas y congruentes que sirvan de guía para el camino a transitar en colectivo. Cuando todos los agentes se enfocan en destinos comunes se generan logros y resultados exitosos.
2.- Comunicaciones: una utilización de la información interna y externa fluida y oportuna, en donde los agentes involucrados conozcan de fuentes oficiales las políticas y decisiones institucionales.
3.- Identificación de poder: Una organización sana y exitosa donde los subordinados pueden influir en la superioridad, sin ésta perder autoridad y siendo equitativos en la negociación de decisiones.
4.- Utilización de los recursos: aportando todos valores agregados y económicos a la organización.
5.- Entorno Moral: Creando sentido de responsabilidad en las acciones individuales que afecten el colectivo.
6.- Manejo de conflictos: Visualizar los conflictos como una oportunidad para la creatividad y el crecimiento endógeno.
La evaluación de las organizaciones educativas desde un enfoque holístico implica abordarla desde las dimensiones de la eficacia, eficiencia y efectividad en busca de una gestión de calidad, eficiencia en el uso óptimo y racional de los recursos, la eficiencia en cuanto a la correspondencia entre los objetivos logrados y su vinculación a las necesidades y exigencias sociales y la efectividad en la congruencia o distancia mensurable entre lo planificado y lo logrado anualmente. Estos parámetros de la evaluación integral deben estar articulados a la relevancia, vista ésta como, el reflejo de los fines de cada institución, es el para qué se educa (para REPRODUCIR o para TRANSFORMAR la sociedad), y es entonces cuando se le otorga el atributo de la pertinencia, el impacto y la coherencia del deber ser de la Educación en nuestras escuelas Zulianas de vanguardia.
La evaluación es también una oportunidad para conocer de manera integral la realidad interna y externa de las organizaciones educativas, identificando expectativas y necesidades del entorno, jerarquizarlas y tomar decisiones adecuadas y óptimas en beneficio del mejoramiento del clima organizacional, para alcanzar los objetivos institucionales para consolidar los sueños y las esperanzas de quienes ven y entienden la educación como única opción de la transformación social de los ciudadanos.
En el gobierno del Zulia y como aspiración de la Secretaría de Educación, encaminarnos hacia la consolidación de organizaciones innovadoras y emprendedoras, es uno de los objetivos de la Política Educativa regional como elemento esencial de la calidad. En este marco la evaluación de las escuelas representa un medio para un solo fin: lograr centros educativos eficientes y de calidad.
Todo el sistema de las organizaciones educativas debe ser concebido desde la evaluación holística, como un instrumento de mejoramiento, perfeccionamiento y excelencia educativa en todos los ámbitos del sistema, como una retroalimentación constante y permanente, que permita sanear oportunamente los pequeños detalles inconvenientes o erráticos de la organización.
Para que las organizaciones educativas se encaminen positivamente hacia los cambios que la sociedad les exige, deben trabajar armónicamente desde una perspectiva humanista, formar a los agentes educativos (padres, representantes, alumnos, directores, docentes, personal administrativo y obrero) en espacios de convivencia y cohesión, construcción de proyectos de vida y valores fundamentales como el respeto, la solidaridad y la tolerancia individual y colectiva.
De cada uno de ustedes, depende que las organizaciones educativas se proyecten como espacios de creatividad, innovación y sobre todo actitudes emprendedoras capaces de revertir y transformar al Zulia, en un Estado progresista y de crecimiento colectivo.
Las organizaciones educativas del Zulia, con estas reflexiones curriculares y en estos espacios de debate crítico e inteligentes, debe encarar el presente con herramientas de avanzada, para labrarnos un destino promisorio, donde nuestros hijos e hijas formen de la nueva ciudadanía que geste con responsabilidad individual la felicidad suprema de una país desarrollado. Muchas Gracias
Altuve, M. (2004) Innovaciones educativas. Caracas, Venezuela: Grupo Gráfico 5, C.A.




Lic. Carol Camacho Medina
Directora de Supervisión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada