Páginas vistas en total

jueves, 26 de julio de 2012

REFLEXIONES DEL PEIC

 

La situación que se presenta con relación a la elaboración y ejecución de algunos proyectos educativos integrales  comunitarios (PEIC), es que en algunos casos su redacción es llevada a cabo por una sola persona, quien basada en el esquema de elementos constitutivos del PEIC, se dedica a elaborarlo un documento carente de la construcción colectiva, pues no es multivisional, ni se hacen las triangulaciones necesarias para que de por un colectivo de actores comprometidos e involucrados con él. Esto sucede mucho y he ahí una debilidad del mismo.

El PEIC involucra una serie de actividades de inmediato, mediano y largo alcance, para plasmarlo en una obra real, que obedece a sus objetivos, misión y visión de la escuela.

El inicio de un PEIC se convierte en una oportunidad única y estupenda para poder encontrar vías diferentes de dialogo, acuerdos, alianzas, compromisos, resolución de problemas que permitan la fluidez de los procesos, pedagógicos, andrológicos, administrativos, comunitarios y de convivencia armónica integral.

Pues cuando todos los actores del proceso de construcción y desarrollo del PEIC se sienten involucrados, comprometidos con un amplio y llano sentido de pertenencia al mismo, es casi seguro un éxito el mismo.

El PEIC involucra un cambio de paradigma en muchos aspectos de la práctica educativa, pues se convierte en un sustento organizado, sistematizado y pertinente de acciones, actividades e innovaciones para lograr aprendizajes, efectivos, eficaces, afectivos adecuados a la realidad de le escuela, la comunidad educativa , del sector  y del país.

Con el PEIC se construye la historia de la escuela, una parte de su entorno, su epónimo, las ancestrales personas, docentes, discentes  que dieron origen a ese emprendimiento educativo que tiene como resultado la escuela de hoy. Las anécdotas se van convirtiendo en capítulos certeros del libro histórico de la institución, por eso es importante conservar la memoria histórica de la escuela, a través de archivos, fotografías, cartas, documentos, escritos que evidencien su desarrollo a través del tiempo. Estos elementos se convierten, también, en recursos que se pueden utilizar para genera aprendizajes significativos, constructivistas y pertinentes para todos.

 El compromiso es un valor que se debe fortalecer en todos los involucrados con el PEIC; lograr ese juramento interno para saberse parte activa del proyecto, implica un verdadero aprendizaje, personal e intimo; pues sin el compromiso de todos se hace cuesta arriba, sino imposible, el desarrollo del PEIC; de ahí su importancia de tener en cuenta clara y diáfana como es el compromiso real, verdadero y demostrable de todos. Se debe reforzar, animar, recompensar para que no deje de florecer, pues así se logra su permanencia en el tiempo.

Existe un paso de crucial importancia, el cual consiste en develar o desnudar la situación en la que se encuentra la escuela con relación a los aspectos amenazantes o externos, de debilidad o internos, así como, los de oportunidad externa  y de fortaleza interna. Es necesario tener bien claro cuáles son estos elementos y saberlos ubicar en el análisis FODA o DOFA.

Este análisis permite ver la realidad de la escuela, en su contexto con relación al entorno real y visualizarla como un elemento más que forma parte activa e importante de la comunidad en la cual está inmersa.

7-7-2012-Antonio J. Malaver H.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada